#FINALCASTIGOCORPORAL LLAMADA A LA ACCIóN

Let's end corporal punishment together

Lisez cette déclaration en Français, en cliquant ici. To read this statement in English, click here.

El castigo corporal es la forma más común de violencia contra los niños. Su amplia aceptación social normaliza un nivel de violencia durante la infancia, afianza un estatus inferior de los niños en la sociedad y allana el camino para otras formas de violencia, explotación y maltrato.

El castigo corporal es una violación de los derechos de los niños. También socava los esfuerzos en el desarollo de su educación y salud física y mental, y se asocia con una amplia gama de impactos negativos a corto y largo plazo tanto para el niño como para la sociedad y la economía.

Juntos, reafirmamos nuestro compromiso de acelerar las acciones para prohibir el castigo corporal en todos los entornos para que los niños estén protegidos por la ley al igual que los adultos. Como miembros más pequeños y vulnerables de la sociedad, los niños merecen más protección que los adultos, no menos.

Today, we are calling on all states that have not already done so to commit to and start the legislative process to prohibit corporal punishment in all settings by the end of 2022. This will pave the way for universal prohibition by 2030. The intention of this legal reform is not to prosecute parents and caregivers, but to signal governmental intent to bring about a cultural change towards non-violent childrearing, where parents and caregivers are supported in positive parenting and discipline. Global experience shows that legislation that bans violence or abuse is not enough. It is critical to also have specific legislation that prohibits corporal punishment* in all settings.

Hoy, hacemos un llamamiento a todos los estados que aún no lo han hecho para que se comprometan e inicien el proceso legislativo para prohibir el castigo corporal en todos los entornos para finales del año 2022. Esto allanará el camino para la prohibición universal para el año 2030. El objetivo de esta reforma legal no es enjuiciar a los padres y cuidadores, sino remarcar la intención de los gobiernos de lograr un cambio cultural hacia una crianza no violenta, donde los padres y cuidadores reciban apoyo para una crianza y disciplina positivas. La experiencia global muestra que la legislación que prohíbe la violencia o el abuso no es suficiente por sí sola. También es fundamental contar con una legislación específica que prohíba el castigo corporal * en todos los entornos.

La obligación de lograr la prohibición universal y la eliminación de todas las formas de castigos corporales a los niños para el año 2030 se basa en la Meta 16.2 del Objetivo de Desarrollo Sostenible, junto con los compromisos existentes en materia de derechos humanos. Y, sin embargo, el 87% de los niños del mundo no están protegidos de castigo violento por ley, y sigue siendo una experiencia diaria, con consecuencias para toda la vida, para la mayoría de los niños en todo el mundo.

Ningún niño debería ser objeto de violencia. Nuestra visión es un mundo donde todos los niños estén seguros para crecer, aprender, jugar y prosperar en sus hogares, escuelas y comunidades. Vemos un imperativo moral, así como un fuerte supuesto de inversión para actuar. Los niños no pueden ni deben tener que esperar más para estar protegidos legalmente del castigo corporal.

Sabemos más que nunca sobre las soluciones y sabemos que el progreso es posible. Hace cuarenta años, solo un país había prohibido todos los castigos corporales de los niños; hoy, 62 Estados han dado este paso innovador. Pero, al entrar en la Década de Acción para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sabemos que el progreso debe acelerarse si queremos cumplir nuestra promesa a los niños de una infancia no violenta para el año 2030.

Para tener éxito, debemos trabajar juntos. Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para que se comprometan con las propuestas de políticas de castigo corporal de Together to #ENDviolence:

  • Todos los Estados (aquellos que aún no lo hayan hecho) se comprometan a iniciar los procesos legislativos para prohibir el castigo corporal en todos los entornos para fines del año 2022;
  • Que todos los estados hayan logrado la prohibición del castigo corporal en todos los entornos para el año 2030;
  • Todos los estados se comprometan a acelerar la eliminación del castigo corporal, mediante la implementación de un plan nacional que incluya campañas de educación pública, apoyo positivo en la crianza para todos, promoción de escuelas y comunidades seguras, y capacitación professional, entre otros;
  • Todos los Estados se comprometan a medir el progreso mediante la inclusión del indicador 16.2.1 ** de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los programas estadísticos nacionales.

Para respaldar esta declaración y las propuestas de políticas sobre castigo corporal de Together to #ENDviolence, le rogamos complete el formulario que se ofrece a continuación.